jueves, marzo 06, 2008

Crónica II Ruta Garganta de Sierra Luenga

¡Por fin! Ya nos estrenamos este año, nos vamos a participar en la 2ª ruta que organizan los compañeros del Club Ciclista Deporsaburum de Consuegra. Esta vez, no hay líos, de los 12 preinscritos, 12 presentados en el punto de salida, no falla nadie, y como punto fuerte contamos con 2 miembros nuevos que se van a estrenar en una Cicloturista, Julián y Ana, sí, sí, una fémina, que ya tuvimos una en la ruta de Membrilla, y en esta repetimos, a ver si esto va siendo habitual. Como siempre, unos llegan más tarde que otros, pero en general, bastante puntuales (para nuestras costumbres), y una vez aclarado el tema de los vehículos y las bicicletas cargadas en la furgoneta, nos vamos para Alcázar a recoger a nuestro “destacamento” en la localidad vecina, y nos los encontramos tranquilamente y sin problemas donde quedamos, así que ya que estamos todos, nos vamos pitando para Consuegra. Una vez allí, procedemos a preparar el material, es decir, quien más y quien menos, se pone/se quita ropa, se preparan las bicis, se dicen cuatro o cinco tonterías habituales y nos dirigimos a por los dorsales.


Ultimando detalles...

Por suerte, ya tenemos las inscripciones, así que la cosa va muy rápida, nos tienen todos los dorsales e incluso a cada uno el nombre por detrás, y la verdad, que la organización en ese aspecto, es de matrícula de honor, porque no se hicieron colas ni esperas demasiado largas, y eso que entre todos nos juntamos ¡¡¡¡¡310 BIKERS!!!!!; desde luego, todo un éxito de convocatoria, y es que, se notaba que era la primera del año y estábamos todos ansiosos por acudir. Saludo a los amigos “Punzón” y “Cachorro” del Deporsaburum, a los cuales solo conocía “virtualmente”.

¡No me digais, que no estamos impresionantes!

Allí nos encontramos con nuestros amigo/as del Membribike, los Abrojos de Bolaños, los Moral calatraveños con Andrés (Balanegra) a la cabeza, los Bikesol de La Solana, los del Reventón de Quintanar, los del Repabike de Alcázar, los del Club de Sonseca, leñe, así hasta juntar 300 ciclistas, porque, además había gente, de Leganés, de Parla, de Camuñas, de Carrizosa, de Villasequilla, de Mora, de Asturias (sí, sí, la de “patria querida”), y yo que sé de cuantos pueblos más, ya digo, todo un auténtico maremagnum de bikers, el caso que después de las fotos de rigor, y a las 9 y un poquito, se inicia la salida oficial.
Como es habitual, y para no desmerecer a la población, se comienza saliendo por las calles de Consuegra, que realmente tiene imágenes preciosas, entre ellas, las de su iglesia a la que rodeamos por la parte trasera.

Por las calles de Consuegra...

Una vez que dejamos la población, nos dirigimos primero a la llamada Sierra de Mingoliva, por un terreno bastante bueno, tanto en firme, como en perfil, ya que básicamente es llano y además lo hacemos en bastante tramo asfaltado, ya surgen los típicos comentarios ¿pero esto no es mountain bike? ¿cuándo vamos a ver piedras? ¿y aquí cuando se deja de calentar?

Los comienzos de ruta, siempre son divertidos...(*)

El pelotón completamente estirado...

Este "mocetón" es nuestro Gran amigo Clemente

El padre "cuidando" de la peque... que hay mucho buitre suelto...jeje

Y es que, como he dicho, en llano y por asfalto, pues que se va a un ritmo elevado, aunque da tiempo para ir hablando con los amigos, Clemente y Jesús de Los Abrojos, Mariví y Vicente de Membribike, Andrés de Moral, y por supuesto con los compañeros, que por cierto, hoy ha cumplido años nuestro “JUANCHU” y le hemos cantado el Cumpleaños Feliz entre todos, no está mal, no somos la Coral de Viena, pero ha quedado bien.
En este tramo, se recorre parte de la ruta del Quijote, de hecho pasamos por un merendero que se queda a la izquierda, donde el año anterior, hicimos una parada, pero con el recorrido de vuelta, el caso, es que al parecer, también recorremos un tramo de la Cañada Real Soriana Oriental, así hasta girar a la izquierda para pasar al lado de lo que unos llaman el “chopo milenario” y otros el “álamo centenario”, no sé quien llevará razón, pero, entre que yo no soy muy experto en árboles y que tampoco lo vi, cuando supuestamente pasamos al lado, pues eso, que lo indico, pero que no me preguntéis dónde está porque no lo sé. Lo que sí se, es que aquí la cosa ya se va poniendo seria y nos encontramos con un continuo sube y baja, ya que tras un giro a la derecha, empezamos a bordear la famosa ladera de la Sierra de Mingoliva, que aunque no la hicimos en toda su extensión, sí fue suficiente para ir tomando contacto con la naturaleza en estado puro, es decir, caminos pedregosos, piedras sueltas, subidas y bajadas para ir abriendo boca, así hasta coger un poco altura y después efectuar una bajada espectacular bordeando un olivar y descendiendo por la ladera (con bandera roja de la organización incluida) de manera frenética hasta pasar a un camino de buen firme, pero que vaya por Dios, termina picando hacia arriba, hasta llegar a la Finca Valdehierro, donde hay un Aula de Naturaleza, y nos espera nuestro primer avituallamiento, en este caso líquido, pero vamos, que llevamos 25 kms. Nada más y esto no ha hecho más que empezar, buen tiempo, una mañana soleada y temperatura agradable, pues ¿qué más queremos?. En fin, en el avituallamiento, los primeros comentarios, las primeras impresiones, otras fotitos, para inmortalizar el evento, en fin, lo de costumbre, que los que van bien, no tienen problemas y los que vamos “regular” pues que nos ha venido muy bien el descanso.

Los moraleños reponiendo fuerzas (un saludo...)

Los gigantes preparando la táctica del equipo, jajajaja...


El paisaje con las sierras al fondo, es alucinante...

Sí, Rafa, sí, hizo "mucho" viento...

Pero bueno, como lo bueno si es breve, dos veces bueno, y claro, tampoco, vamos a estar aquí todo el día, pues nos ponemos en marcha de nuevo, aquí ya más recuperado, porque mira que las subidas se me han hecho “heavys”, supongo que la gripe pasada ha hecho mella en mis fuerzas, pero, ya digo, volvemos a tomar dirección hacia la Sierra que nos conocemos en nuestras salidas a Puerto Lápice, es decir, atravesar lo que llaman Colmenar de Emilio y pasar la Fuente Umbrión, aquí ya se empiezan a desatar las hostilidades y aunque se puede ir hablando con los compañeros, el terreno, se sigue empinando y el aliento ya se entrecorta al ir hablando, esta zona, es una pasada “paisajisticamente” hablando, ya que nos encontramos rodeados de árboles y por zonas con el típico bosque mediterráneo, corren arroyos con agua y todo, e incluso, alguno ha comentado que se pueden ver venados, en fin, que vamos disfrutando del entorno, de la mañana, de la bici, de los amigos, hasta el momento, la mañana está resultando magnífica, supongo que los compañeros que vemos que han pinchado, se les ha “torcido” un poco, pero en este caso, ninguno de los nuestros ha tenido ningún problema y vamos todos relajados. Después de dejar atrás la Fuente del Umbrión, empieza de verdad la cuesta,

Se subió deprisa porque la comida ni espera, ni tiene dueño...(*)

y aquí, ya cada uno a su ritmo, la verdad, es que no me encuentro del todo mal, peor lo daba antes del avituallamiento, pero mantengo bien mi ritmo, y como siempre, sin perder de vista a un par de compañeros, voy subiendo bastante bien, supongo que también influye el hecho de conocer el terreno y saber dónde están las partes duras y dónde se puede recuperar un poco, en fin, por lo que sea, y porque el tramo no es muy largo (8 kms.) llegamos al 2º avituallamiento, en plena cima de la sierra (justo donde el año anterior), y aquí sí, aquí ya nos ponemos las botas, sándwiches, pastelitos, fruta, y bebida de toda clase, la verdad es que resultó reconfortante, después de los primeros kilómetros y nos tiramos como leones a las cajas de comida, y más de lo mismo, comentarios, tonterías, y ningún problema hasta el momento, por nuestra parte, bueno sí, un par de caídas tontas por parte de Ana, pero sin gravedad.

La familia Lizcano al completo, todo un ejemplo de deporte en familia

Aquí ya la cosa se pone más seria, nos dicen que empezará el tramo libre, y que existe un itinerario alternativo para aquellos que no puedan hacer entero el recorrido y acortará unos kilómetros.
Los nerviosos que van a disputarse el jamón del premio, se van colocando, y el resto de los “mortales”, nos vamos acercando a nuestras bicis, para iniciar el recorrido. Comienza la bajada del Camino hacia Fuente el Fresno, 4 kms. que nos lanzamos a tumba abierta, algún frenazo en una curva, algún susto con uno que se cruza, lo normal, hasta que en una curva a derechas más cerrada de lo normal, ocurre el susto del día, un compañero de Moral de Calatrava se ha caído y se encuentra tirado en el suelo, sus compañeros alrededor hacen que no se pare la gente para no provocar más incidentes y avisada la organización, el resto seguimos a nuestro ritmo, la verdad, es que el susto fue grande porque estaba tumbado y no se movía, aunque hablaba y no perdió el conocimiento ni nada, luego nos enteramos que todo quedó en una luxación del hombro, así que nada grave, gracias a Dios.
En fin al poco de este incidente, comienza realmente el tramo libre, en una curva a derechas, que hace que abandonemos la pista que traíamos y nos metamos de lleno en una subida estrecha y muy dura hacia la “casa de los pastores”, aquí la cosa se complica, el terreno ya no es tan bueno como antes, la pendiente es de las de “echar el hígado” y además es más estrecha y no podemos ir más allá de 2 en 2 y resulta complicado adelantar, quien puede adelantar, claro, yo en estos casos siempre hago igual, me voy al “carril de vehículos lentos” y dejo que vayan pasando.

Sí, se hace dura la cuesta, pero ¿y lo bonito que es el paisaje? (**)
Me encuentro con Mariví, y vamos a la par, se hace más ameno y te animas ir con gente conocida, hasta que llegamos a un trecho donde, muchos ponen pie a tierra, yo haciendo eco de mi cabezonería (los de Criptana, es lo que tenemos), bajo al plato pequeño y logro subir sin bajarme de la “burra”, aunque claro, las revoluciones de los pedales es directamente proporcional a lo que marca mi pulsómetro. En fin, que se va estirando el grupo, y lo que antes era un pelotón, ahora ya es un desfile procesional de colorines y bicicletas por la sierra. Tras dejar atrás las cabañas, la pista se ensancha y el firme es mejor, algunos aprovechan para descansar y reponer fuerzas, yo ya soy incapaz de volver a poner plato grande, nos adentramos en el llamado Valle de la Galana, y veo pasar a los que me van adelantando a camara lenta, aunque bueno, el que va a camara lenta soy yo, qué desastre, qué agonía, qué cuesta, qué calor, a estas alturas, los “míos” deben estar casi en Consuegra, pero bueno, esto es así, a tomar las cosas con filosofía, me engancho con 2 colegas del Repabike que van a mi paso y con ellos hago la subida de manera más entretenida, yo los dejo, me pillan, ellos me dejan, los vuelvo a pillar, y así hasta el final, cuando se alcanza el techo de la ruta, y se empieza a girar la pendiente, ¡ah! Aquí viene lo mío, ahora sí, me como el resto de un platano que llevaba, bebo agua, y meto plato grande, y empiezo el descenso, primero la bajada es poco pronunciada, pero luego se anima más y eso me sirve de pista de despegue, aquí sí, aquí estoy en mi salsa, bajo como una exhalación, y voy pillando a todos los que me habían pasado, y aprovechando la inercia de la bajada, mantengo la velocidad durante los 9 kms. restantes hasta Consuegra que son llanos, me voy animando según voy cogiendo compañeros, logro mantener una velocidad constante, 35/40 Km/h., como dicen en la tele, voy “a bloque”, y adelanto al amigo Jesús de los Abrojos, me engancho al grupo de los Membribike, que van a muerte también, y eso que el aire viene un pelín de frente, los dejo, a continuación pillo a “Cherra”, a dos colegas del Bikesol y más gente que no recuerdo,

Un paisaje para enmarcar... (**)
y así hasta la falda de la subida a los molinos..... ¡puf! frenazo en seco, si es que no podía ser de otra manera, que sí, que la subida es por carretera, asfaltada y todo eso, pero claro, los excesos se pagan, y después del desgaste sufrido, pues pasa lo que tenía que pasar, que me quedo clavado en la subida, me vuelven a pasar los bikesol, Cherra, los membribike, Jesús el Abrojo, y algún otro, pero bueno, la verdad, es que se hace dura para ser el final, y las piernas lo notan, pero se cruza la meta, con el Castillo de testigo y con la vista tan espectacular que se tiene, merece la pena subir, tras un par de fotos y comentar con los compañeros la mañana, nos vamos directamente a “boxes”, para reponernos.

La meta justo a pie del castillo...
Otro gran amigo, Vicente, un auténtico "galáctico" en el MTB...

El final de etapa, apoteósico, un arroz de vicio, jamoncito y choricito, entre otras viandas, para hartar, cervezas y refrescos como para una boda, y el toque para machacar nuestra moral, son las bandejas de pasteles que sacaron como colofón a toda esa comida. Sí señor, un lujo, que los que organizamos estas cosas, sabemos el trabajo que cuesta, así que desde aquí, felicito a la organización, y les doy mi enhorabuena, porque nos ofrecieron una mañana estupenda de mountain bike con un final digno de profesionales. El reparto de premios, que por nuestra parte, no hubo bola que rascar, vino acompañado con el sorteo de regalos, y en este caso sí que 2 de los regalos vinieron a nuestro lado, fue el cierre perfecto, para dejar el listón muy alto de cara a la próxima ruta.
(*) Fotos "cogidas" de la web del C.C. Deporsaburum.
(**) Fotos "cogidas" del blog de J.F. de la Fuente

3 comentarios:

jfdelafuente dijo...

Me alegro que te hayan gustado mis fotos para ponerlas en tu blog. ¿o es que no tenías otras? je,je, ...

Nos vemos en otras marchas.
Saludos a los amigos de Campo de Criptana.

El "Presi" dijo...

Amigo jfdelafuente, como he puesto en el foro, y habrás podido comprobar, me gusta acompañar la crónica con fotos, y en esa ruta, mi cámara no estaba disponibl, me dejaron una, pero no pude hacer tantas como me hubiera gustado hacer.
Y sí, me han gustado tus fotos, en particular la que se ve el castillo y los molinos de fondos, como en puesto en el pie de foto, es para enmarcar, así que desde aquí te envío un saludo y que sigas haciendo fotos tan guapas por estas rutas de Dios.

PD: Si coincidimos en alguna ruta, me agradaría saludarte "en vivo".

jfdelafuente dijo...

Me alegra que hayas cogido mis fotos. Para eso están. Seguro que nos vemos en alguna ruta por tu zona. Este fin de semana he salido con la gente de rutasporalcarzar.com por la zona. No dejes de leer mi blog.
Saludos.